Oro en Cannes Young Lions: la historia de Julián

Cannes Lions es el festival que premia lo mejor de la publicidad internacional. Algo así como el Mundial de la Publicidad. Se realiza anualmente en un pueblo de la Costa Azul francesa, en el que durante una semana se congregan miles de profesionales publicitarios, entusiastas del marketing, representantes de agencias digitales y todo tipo de personajes creativos. 

Este año nuestro Supervisor Creativo, Julián Robert y su dupla Esteban Molina ganaron la primer medalla de oro para Costa Rica en una competencia Young Lions en Cannes. Sin duda asistir al festival ya es una buena experiencia, pero ganar una medalla debe ser algo de otro mundo. Así que le pedimos que nos cuente un poco de su viaje, y acá nos comparte algo de lo que se convirtió en una hazaña histórica para la publicidad costarricense.

 

¿Qué es más grande que el Mundial de Rusia? 

Por Julián Robert.

Si le hiciéramos esa pregunta a cualquier aficionado del fútbol, es probable que la respuesta sea que absolutamente nada, pero si la hacemos a un creativo publicitario, probablemente te responderá que el festival de Cannes Lions es más grande, al menos por una semana. 

Soy futbolero y este año tuve la bendición, y maldición (según yo antes de irme), de atender al Festival de Cannes Lions en épocas de Mundial de Fútbol. Al inicio pensaba que el Festival se iba a atravesar en mi Mundial. Pero solo me tomo dos días darme cuenta que esto era al revés: el Mundial me irrumpía tiempo en el palacio, en charlas, en premiaciones, etc. 


Mi primer viaje a Cannes

Junto a mi dupla Esteban Molina, ganamos el derecho de representar a Costa Rica en la competencia Young Lions Cyber. Cuando empecé en publicidad pensaba que tan solo llegar allá era el gran premio, y que participar en Young Lions mundial era un trámite, jamás imaginaba que se podía ganar. Bendita es la vida y su poder de hacer madurar a una persona, porque este año solo tenía una meta: ganar el oro. 

Como buen novato en el Festival, durante los días previos sentí mucha euforia por abarcar todos los contenidos. No habían pasado ni cinco minutos de estar en Cannes cuando acepté que era físicamente imposible atender a todo. Muchas charlas, talleres y actividades sucedían a la misma hora. No me quedó de otra que armar mi propio calendario y caer en cuenta de que el Festival pasa por uno y no viceversa. 

Y es que muchas veces tenía que escoger entre escuchar a David fucking Droga o al CEO de alguna startup que en unos 10 años será la empresa más importante del mundo. 


La competencia Young Lions

Llegó el miércoles, la mitad del Festival que este año se redujo de ocho a cinco días, y con él nuestro día de competencia. El reloj marcaba las siete de la tarde (allá la noche cae hasta las 9:00 p.m.). Mi dupla y yo estábamos listos para recibir el brief más importante de nuestra vida creativa. 

World Food Programe y su app ShareTheMeal fueron los elegidos para recibir ideas de sesenta países diferentes. Teníamos que elaborar una campaña digital que motive a los jóvenes para descargar aplicación.

Y así empezamos. La noche fue larga pero productiva, ya que nos encontramos con la idea muy rápido. Al día siguiente confiados en nuestra propuesta llegamos al Palacio #2, llenamos la ficha de inscripción y diseñamos el board más bendecido de toda nuestra corta vida. 

 Trabajo ganador de Oro en Cannes.

Trabajo ganador de Oro en Cannes.


Nuevas reglas en Cannes Lions

oro-cannes-younglions-costarica

Este año las reglas del Young Lions para nuestra categoría cambiaron: todos los países debían presentar la idea a los jueces en tan solo cinco minutos. Luego de las presentaciones anunciarían un shortlist.

Con toda la ilusión llegamos al anuncio de los finalistas. Entre casi sesenta países solamente ocho quedaron en la lista. Costa Rica fue el último país llamado, y con eso mi primer pre-infarto. Por haber sido finalistas teníamos que presentar nuevamente nuestra idea frente al jurado internacional. Nunca olvidaré el momento en el que al terminar nuestra exposición todos los jurados se levantaron a aplaudirnos de pie. 

Finalizadas las presentaciones nos citaron a las 6:30p.m. a una sala de premiación. Y ahí frente a los ojos de todas las duplas representantes, Costa Rica obtuvo su primer oro en un Young Lions. No voy a describir con detalle lo que ocurrió después, pero involucró mucha cerveza y tequila. 

Young Lions Oro, Costa Rica! 💪🏽🤘🏽🇨🇷 Esteban Molina #younglions @cannes_lions #canneslions Video de Edson

 

Subir por un oro en Cannes

Al día siguiente subimos al escenario a recoger nuestra medalla frente al pedigree internacional de la publicidad. Ese escenario donde solo se presentan las ideas más brillantes del mundo. Ese escenario que se iluminó con la bandera de Costa Rica por primera vez en 64 años.

¿Quién dice que Costa Rica no brilló hoy en Europa? En Orson seguimos con el pecho hinchado de orgullo al ver a Julian Robert y su dupla Esteban levantar nuestra bandera.


Un aprendizaje

Una de las primeras cosas que se hacen evidentes estando en Cannes es la gran cantidad de oportunidades que todavía tiene por aprovechar Costa Rica.

En Cannes se respiran dos cosas: riesgo y creatividad. Todo creativo publicitario debería saber que la mezcla de estos dos ingredientes da como resultado una buena idea. Y siento que es justamente el primero lo que se convierte en una gran barrera para la creatividad tica. 

Porque sí tenemos creatividad, y muy buena. Pero nos falta esa garra para arriesgarnos a más. Esta es una responsabilidad de clientes y agencias. Se trata de por ejemplo apostarle más a un concepto, a un cambio de empaque o una acción a favor de un tema controversial. Podemos hacerlo y eso ayudará a nuestro gremio costarricense para realmente explotar y darse a conocer de manera constante en Cannes.

Después de la experiencia, me queda claro que el Festival es solo una plataforma, que más que enseñarte a cómo tener una buena idea, te motiva a querer volver, pero esta vez a recoger tu primer, décimo o trigésimo león. 
 

Cristhian Fuentes